Exposición de la Acaf: brillo y madurez

By mdspanel 4 años agoSin comentarios
Home  /  Prensa  /  Exposición de la Acaf: brillo y madurez
IMG_3811

La XVII Exposición Aniversaria Fuego y textil, de la Asociación Carabobeña de los Artistas de las Artes del Fuego estuvo muy concurrida y a pesar del poco espacio y la gran cantidad de trabajos presentados, tan disimiles entre sí, abarcando cerámica, vidrio y orfebrería, se logró armonizar el conjunto de obras expuestas, comprendiendo que el único requisito para participar era ser miembro de la Acaf.

Este año fueron seleccionados como elementos de cohesión los materiales textiles, es decir, cualquier tela o tejido, natural o artificial, fibra, filamento e hilos, materiales hilados, fieltrados, acolchados, trenzados, adheridos, anudados o bordados, que se fabrican a partir del entrelazamiento de urdimbre (vertical) y trama (horizontal), bien sea plano o elástico.

La idea fundamental de la convocatoria de la Acaf fue propiciar de forma constante  entre nuestros agremiados, la exploración, investigación, experimentación e implementación de nuevas técnicas, procedimientos y conceptos, a la cotidianidad de la disciplina que los une.

Durante la inauguración todos coincidieron que fue un gran acierto contar con María Teresa Manzano-trombetta como artista invitada porque además de ser amable y sencilla, tiene larga descripción de su carrera artística. Aunque nos tiene acostumbrados a obras cargadas de la seducción del universo marino, presentó un conjunto de piezas en las que resalta corazones, uno azul al que llamó Imagine y otro transparente, relleno de papel moneda, titulado Dancing for money, para contrastar un discurso en el que emocionalmente agrega una guitarra psicodélica, que abre el mundo hacia esa canción que es himno de la paz y la transformación del ser humano hacia la conquista de su mejor sueño.

María Esther Barbieri, presidenta de la Asociación, sin duda, logró montar con pocos recursos y muchísima voluntad una muestra donde no faltó catálogo, con la acertada museografía de Ilich Rodríguez Coronel.

Los artistas demostraron una vez más que a pesar de la falta de materiales, la escasez de recursos y todas las dificultades de la que no vamos a rebosar aquí, la creatividad se agranda y logra darle al arte obras que llevan a mundos mágicos o imaginados por sus creadores.

Anna Fioravanti y Nadia Karroum, coincidieron con diferentes materiales: la primera se inspiró en la Fiori di Pantano trabajo realizado en vitrofusión en la que se observa cómo las flores más hermosas nacen hasta en los más estériles terrenos; y Karroum presentó maravillosa sugestión de la hiedra pintada en la pared sobre la que delicadas flores de metal crean un mundo ensoñado titulado Hasta la hiedra florece.

Manuela Moreira se lució con el Objeto del deseo, trabajo minucioso y delicado sobre jarrón de porcelana en el que hiló con su pluma el encaje de un corsé de mujer.

Carolina Perdomo colocó en su Acepto un velo de novia apoyado sobre un pedestal una peineta de plata en una labor cargada de elegancia.

Brunhilde Senz, Transparencias. Lisset Marín, En cintura. Carola Karam, Sincronía. Rosmira Velásquez, De la serie Circular-intervenida. Cecilia Herrera, Resalto hidráulico. Charo de la Cruz, Isidora. Natalia Procopovich, La vida es un carnaval. María Helena Colmenares, Tu diario vivir. Luisa Dunia, Crochet. Janet Cordero, Vivir para siempre. Tony Henríquez, Cacharra. Odile Fraysse, Textiles. Ana Mercedes Carvallo, Tela metálica vítreal fuego. Carmen Ojeda, Trama entre vidrios. Gabriela Lascaris, Rara avis.

Isabel Cisneros, Sin título. Mirian Da Silva, Brillos de Libertad. Tania Zambrano, Poder de decisión. Grupo Vástago (Jesús Morón & Tony Henríquez), Jabao. María Pequeño, Hola, buenos días. Piera Reverón, Lo interesante no es cómo se comienza, sino como se termina…

Patricia Pantoja, Sentires. Maritza Góngora, Pensando a Monet. Elizabeth Mujica de Granone, Ya no hay quien me vuele. María Esther Barbieri, Peine Ye kuana.

Sorely Vill, Deseo Nocturno. Elsy Aragón, Al Natural  Reciclado. Martha Guevara, Una identidad que renace. Hendrix Luna, Como tú. Verónica Oria, Sin Limite… Mary Peña, De la serie zurcidos visibles: cocidos en rojo. Neyra Rendón Veracierta, Kumihimo. Ana Chisem Esteller, Depende de un hilo. Gabriela Brazao Viera, Cuando se agota. Jo Ann Rivas, Aquí estoy… entretejiendo mi existencia. María Eugenia Rengel, Ahota. José Ramón Cabrera, Sin título. Patricia M de Bracho, Pensamientos. Claudia Padrón, Kang Di Ya. Marlen H. La Rosa, Para Todos. Lorena Briceño Reyes, Sebucán. Mery Serino, La corbata de papá. Paola Guidotti Karroum, La Tejedora. Carmen Carpenito, Muñeca de trapo. Mari Herrera, Esperanza. Lucía Ramírez, Atardecer llanero. Mary Peña, De la serie zurcidos invisibles. Amarilis Hannot, Atrapados sin salida.

Madurez de todos y cada uno de los artistas a los que por razón de espacio no podemos aunque queramos comentar. Punto de honor para todos los orfebres por su elegancia y los sutiles mensajes sobre el devenir venezolano. Una muestra para no perderse y reconciliarse con la cotidianidad. En el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre.

 

FUENTE NOTITARDE

Category:
  Prensa
este articulo fue compartida 0 veces
 000

Leave a Reply

Your email address will not be published.

cinco × 4 =